viernes, 27 de enero de 2012

CARACTERÍSTICAS Y DIMENSIONES DE LA EXCLUSIÓN SOCIAL

Me baso en el documento “Pobreza y Exclusión Social” de Mercedes Reglero, para llevar a cabo la siguiente entrada sobre las características y dimensiones de la exclusión social.
El proceso de exclusión social presenta una serie de características que ayudan a su comprensión, se trata de un fenómeno:
-          Estructural: El proceso de exclusión social es una realidad inherente a todas las sociedades, un elemento más del sistema económico y social vigente.
-          Multidimensional: Las variables que intervienen en la configuración de los procesos de exclusión social son múltiples y se combinan con distinta forma e intensidad en cada persona y entorno.
-          Dinámico: La exclusión es una construcción social. En cada contexto y momento histórico viene determinada por unos factores de riesgo cambiantes. Debemos destacar que el fenómeno de la exclusión social es dinámico desde dos perspectivas:
o   La sociedad es cambiante y las personas estarán excluidas o no según sus características. Como ejemplo, en la sociedad tradicional los niños dejaban la escuela para ayudar en casa o en el campo y así mantener económicamente o auxiliar la situación familiar. Hoy en día es inconcebible que los niños menores de 16 años dejen la escuela para dedicarse a la vida laboral. Incluso es motivo de exclusión en esta sociedad el no tener un determinado nivel de estudios para llegar a tener un empleo por ejemplo.
o   Desde la perspectiva situacional de la persona, pueden cambiar sus circunstancias. Una persona en situación de exclusión social, evoluciona o lo intenta y una vez pasado el tiempo, sus condiciones serán distintas   a las que propiciaron la exclusión.
-          Acumulativo: Las circunstancias que provocan los procesos de exclusión se combinan y agravan entre ellas.
-          Global y variable: Afecta a las personas en su conjunto, pero padecen sus consecuencias con diferente intensidad, aunque las causas de vulnerabilidad o desigualdad sean similares.
Así, la exclusión se muestra como un proceso resultado de la combinación de diversos factores que, por separado, no permiten una relación determinante causa-efecto, pero su incidencia conjunta provoca la separación del individuo de las posibilidades de desarrollo personal y participación social. Los factores con presencia en situaciones de exclusión social, puede agruparse en seis grupos:
-          Laborales: Dentro de este, se encuentran situaciones como estar desempleado o en situación de precariedad laboral, carecer de Seguridad Social y de experiencias laborales previas.
-          Económicos: No contar con ingresos suficientes o tener ingresos irregulares, estar dentro de la economía sumergida o estar en situación de deuda.
-          Residenciales: Carecer de vivienda y medios para obtenerla, vivir en un entorno social con exceso de aglomeración o lúgubre.
-          Educativos y culturales: Pertenecer a grupos de rechazo, tener un índice de analfabetismo o baja formación, desinformación, desconocimiento de las nuevas tecnologías.
-          Personales: Tener algún tipo de discapacidad, enfermedad, adicción, antecedentes penales, padecer violencia, malos tratos…
-          Relacionales y socio-políticos: Carecer de vínculos familiares fuertes, debilidad  de otras redes sociales, desarraigo, privación de derechos, tiene acceso restringido a la ciudadanía…
Además inciden tres variables transversales: sexo, género y grupo de pertenencia.
Por otro lado, según Castel, los factores más relevantes por su influencia en la aparición de la vulnerabilidad social se centran en dos ejes de la persona: el de la integración laboral y económica, y el social, familiar y relacional.
En el proceso que va desde la integración a la exclusión, podemos distinguir tres zonas:
-          Zona de Integración: Caracterizada por el trabajo estable y la solidez de las relaciones sociales y familiares. Esto no significa la ausencia de problemas o dificultades, sino que si las hay no suponen un riesgo de ruptura social en los individuos.
-          Zona de vulnerabilidad: Marcada por la inestabilidad laboral (precariedad, marginalidad, paro…) o relacional y débil protección social.
-          Zona de Exclusión: Donde se manifiesta un progresivo aislamiento social (carencia de trabajo, ruptura de las relaciones familiares y sociales…)
La inclusión es la capacidad de individuos y grupos para mejorar su desarrollo personal y su participación social. Las políticas y programas de inclusión social tiene el objetivo de reforzar dichas capacidades, incrementar la autonomía personal, mejorar sus lazos familiares, el nivel educativo y la activación de los roles personales y comunitarios que le permita convivir de forma constructiva con su entorno.
Los ejes principales que garantizan una adecuada inclusión social son:
-          Familia y capital social: La familia es un pilar básico de desarrollo personal y también de sostenibilidad de la estructura social. El elemento de integración que proporciona es el arraigo.
-          Participación en el mercado: De los factores de inclusión destaca la inserción laboral, medio de mantenimiento personal y familiar; facilita la autonomía de las personas.
-          Reconocimiento y participación pública: La persona se realiza en su relación social y comunitaria. La inclusión exige este tercer elemento: el ejercicio de la ciudadanía.
Sin ir más lejos, nos situamos como ejemplo en el contexto de crisis actual. El trabajo es escaso, precario e irregular en algunos casos, las personas cuentan con ingresos insuficientes o no cuentan con ellos directamente. Cada vez más familias son desahuciadas de sus viviendas principalmente por no poder pagar el alquiler o la hipoteca de sus viviendas. Con la escasez de trabajo muchas personas quedan en la calle y la gran mayoría de estas poseen una cualificación laboral pero no un título acreditativo de ella, esto junto a su edad comprendida entre los 40-50 años es un factor importante para entrar en situación de vulnerabilidad. Como vemos, en este momento de crisis hay diversos factores que pueden hacernos entrar fácilmente en una situación de vulnerabilidad. Pero ¿es igual de fácil salir de ella? En mi opinión, no.
El educador socia deberá poner su empeño en evitar que las personas entren en situación de vulnerabilidad, resolver o apaliar las situaciones que conlleven a ello. En el caso de un individuo en avanzado estado de exclusión social se debe llevar a cabo una intervención paliativa de las causas o factores que han propiciado esta situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada